top of page

Retenedores de ortodoncia

Existen muchos tipos de retenedores en ortodoncia. Los retenedores o “aparatos” que se utilizan después de los tratamientos de ortodoncia son de vital importancia para mantener el resultado del tratamiento ortodóntico, haya sido con alguna técnica de brackets o con alineadores. Hay muchos tipos de retenedores, fijos, removibles o tipo “guardas” de acetato. Los retenedores fijos, por lo general se usan en los dientes anteroinferiores (los dientes de adelante en la arcada inferior) y consisten en la cementación con resina de un “alambre” especial en la cara lingual de los dientes (la parte de atrás, la que da hacia la lengua), no siempre se recomienda este tipo de retenedor ya que dificulta el mantenimiento de la salud bucal, se acumula mucha placa y se forma mucho cálculo (sarro), no todos los ortodoncistas están de acuerdo con esta técnica, por lo explicado anteriormente, pero su ventaja es que, al no ser removible, mantiene los dientes en su lugar, y siempre que el paciente tenga hábitos de higiene dental lo suficientemente buenos y acuda a sus limpiezas dentales con regularidad, no debería haber ninguna complicación mayor.


Otro tipo de retenedores que se utilizan con más frecuencia, y quizás sean los primeros que vienen a la mente cuando hablamos de retenedores, están hechos de acrílico y alambres especiales, mientras más tiempo se utilicen mejor resultado darán, se recomienda quitarlos solo para comer, cepillarse los dientes y volverlos a colocar. Las principales desventajas con estos retenedores, es que son un poco incómodos al principio, dificultan el habla los primeros días y no son para nada estéticos, por lo que las personas tienden a usarlos menos, perderlos, guardarlos en sus bolsas y fracturarlos, doblarlos o dejarlos “solo para las noches” y eventualmente dejan de usarlos por completo. Otro tipo de retenedores son los que son tipo “guardas” de acetato. Son también retenedores removibles, también requieren un tiempo de adaptación y pueden ser incómodos al momento de hablar los primeros días, al igual que los retenedores de acrílico, lo ideal es que se usen todo el día y se retiren solo para comer.


A diferencia de los retenedores acrílicos, son altamente estéticos, casi imperceptibles, ya que el acetato es transparente, y los pacientes refieren sentirse más cómodos con los retenedores de acetato que con los acrílicos, pero, así como en la inmensa mayoría de tratamientos dentales, cada caso es distinto, y será la especialista en ortodoncia quien decida junto al paciente qué opción funcionará mejor en su caso. Y en caso de ser alguna de las opciones removibles, la especialista también dará indicaciones de cuidados, limpieza, utilización y todo lo que cada paciente debe saber sobre sus nuevos retenedores.


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page